Una de gambas

Al “Rey del pollo frito” de tanto alcohol que le recorrió por las venas, le ha alcanzado una amnesia galopante. Ya no recuerda su pasado rebelde o, tal vez, le ha llegado la ola moral justo cuando le tocan la cartera.

El otro día, en el programa de Buenafuente, el inefable Ramoncín, escenificó, junto al humorista, su última payasada en su lucha contra la piratería. Y es que está bien ser bufón y rebelde, pero mejor está una buena cuenta en el banco.

Supongo que ya no alardeará de ser “El Rey del pollo frito”, ahora, más bien será el duque del langostino cocido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crítica amarilla. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una de gambas

  1. . dijo:

     
    Me alegro tenerte otra vez por aquí.
     
    Un cálido abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s