Concursos, concursantes y otras triquiñuelas.

Mañana se termina el plazo para las votaciones del concurso Mario Vargas Llosa de NH Hoteles al más votado por Internet y mi obra "Últimos días de los maquis"  ( http://www.elrelatomasvotado.com/relato.asp?texto=&orden=2&pagina=35&rel=74 ) ha recibido 90 votos. "Pero eso es una miseria donde hay textos que han sobrepasado los 2000". Y, sin duda, es cierto, pero resulta que menos de una decena, de los más de 300, han superado los 250 votos, mi texto está sobre el 30 o el 35 y, con una sutil diferencia, no más de catorce o quince votos, se han realizado por personas que me conocen o han oído hablar de mí y eso quiere decir que el relato ha tenido una gran aceptación. Claro… que también ha existido un truco. Durante dos meses lo he mantenido, artificialmente, como el primero de los más visitados. Dado que nadie se va a leer los más de trescientos relatos antes de votar, eso me ofrecía la posibilidad de ser más leído que otros y, por tanto, tener más posibilidades de agradar. Desde luego, soy consciente de que eso es una triquiñuela, pues he presentado 4 relatos y no es, ni remotamente el mejor, sin duda la joya es "El valle de los sueños" ( http://www.elrelatomasvotado.com/relato.asp?texto=&orden=2&pagina=30&rel=351 ) que sólo ha recibido 3 votos (demostración del valor de una triquiñuela).
Tal vez, estas explicaciones aún hagan entender menos mi alegría, pero el secreto está en quienes son los 29 ó 34 relatos más votados que el mío y cómo lo han logrado. Para saberlo, nada tan fácil como poner los nombres de sus autores en Google y rápidamente llega la respuesta, todos ellos forman parte de grupos dedicados a controlar la literatura por Internet y con nombres que, para muchos, son muy conocidos, además, la gran mayoría han pedido el voto directamente a todos cuanto pasan por sus web’s, algo que, como todos sabéis, yo no he hecho y, además, como también he dicho antes, sólo unos pocos conocéis mi nombre de pila que es con el que me he presentado. Visto así, no sólo he demostrado que este tipo de concursos son una ridiculez que no se otorga al más famoso en lugar de al mejor relato (cosa que ya sabía), sino que además, para mi orgullo, he logrado demostrar que mis relatos gustan (que sean buenos ya es otro cantar).
Por todo esto, entre concursos, concursantes y otras triquiñuelas, no puedo dejar de sentirme orgulloso aunque no me vaya a comer una…
En fin, si por casualidad me descubristeis y me votasteis… ¡gracias! Y si no fue así… ¡gracias también!
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Denuncia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s