La Globalización es culpable de todo (El Planeta Farenggi)

La Globalización es culpable de todo (El Planeta Farenggi)

Antes de empezar quisiera explicar que los Farenggi pertenecen a la serie de ciencia ficción Star Trek y son una especie extraterrestre con la que se quiere mostrar lo más aberrante del capitalismo. Son unos seres egoístas y avaros cuya cultura está relacionada con la obtención de beneficios económicos por encima de cualquier otra cosa.

Después de años trabajando en una empresa ve como el puesto de trabajo se deteriora, la empresa diseña parte de sus labores a contratas que incumplen continuamente y cuestan más caras, ve como las políticas de los directivos se orientan a empeorar el servicio y cargar en sus empleados las culpas, el ambiente laboral se enrarece, por más esfuerzos que usted realice siempre hay quejas de sus superiores que le exigen aumentar y aumentar sus cuotas de "productividad" hasta límites imposibles y al final reestructuran y empiezan a despedir gente… LA GLOBALIZACIÓN TIENE LA CULPA.

Los precios de la vivienda suben y suben, pero su salario no solo no sube, sino que le han quitado todos los extras. Pensaban tener un hijo pero no tienen espacio por CULPA DE LA GLOBALIZACIÓN.

Mira en la caja tonta y le habla de millonarios que hacen esto y lo otro, de famosillos que no han hecho nada para serlo y se sacan los ojos, anuncios y anuncios que le obligan a parar la tele tras el informativo que solo da malas noticias y alguien le dice que es CULPA DE LA GLOBALIZACIÓN.

No encuentra aparcamiento… le roba un rumano* la cartera… le dicen que vivimos un momento de cambio y hay que adaptarse… le intentan vender un submarino… le dicen que han bajado los impuestos y ahora paga más… no llega a fin de mes… ve como el stress le vuelve loco y siente que le va a "llevar al hoyo"… su hijo es hiperactivo y los profesores del colegio lo abandonan en un rincón… el administrador de su finca le pasa una derrama de 600€… suena el móvil… TODO ES CULPA DE LA GLOBALIZACIÓN.

¿Pero es que no hay nada ni nadie que se responsabilice de algo, no hay nada que se pueda arreglar?… y, ¿qué piiiiiiiiiiiii es la globalización?

Seguramente todos hemos oído hablar de globalización, pero veo muy difícil que lo sepamos realmente ya que a todos nos han dicho que la globalización es la responsable de todo esto. Sin embargo, no creo que en el fondo nos lo creamos o de lo contrario todas las calles del mundo estarían ocupadas por los antiglobalización. Entonces, si la mayor parte de esto no es responsabilidad de la globalización ¿Quién responde por ello?

¿Realmente es tan dañina la globalización? y si lo es ¿Por qué seguimos adelante con ella?

Para dar respuesta a estas preguntas he leído a autores de todas las tendencias de que he tenido noticia y he extraído una nueva definición propia. Tras mucho buscar y rebuscar he llegado a pensar que la globalización es uno de esos términos universales de los que hablaba Occam y que en definitiva dependen de la más o menos arbitraria definición que se le diera en cada momento. El caso es que "globalización" ha terminado por ser un término habitual para eludir y diluir las responsabilidades unas veces y envestir a lo "Miura" otros.

La globalización, tal y como yo la entiendo, es un proceso continuado que creció con los grandes viajes del Neolítico. Pero no fue hasta el nacimiento de los grandes pueblos de comerciantes, como griegos y fenicios, cuando empezó a coger forma. Sin embargo, cada descubrimiento de la antigüedad solo era un pequeño paso y tienen poco sentido para nosotros, ya son otra cosa los descubrimientos de los últimos siglos que han lanzado al mundo a una revolución imparable en comercio e industria. El desarrollo de las comunicaciones ha sido esencial, sobre todo en los últimos treinta años y finalmente INTERNET ha terminado por hacer de la palabra GLOBALIZACIÓN un término universal.

Pero seguimos sin dar una definición para "globalización". Para unos es la capacidad de establecer un mercado global con una legislación comercial única, para otros es la capacidad de una multinacional para influir en la economía de muchos países e incluso recurriendo al envío de un gran ejercito al punto del planeta que desee (generalmente el norteamericano)…

"Global" quiere decir que lo abarca todo. Así, globalización podría ser la integración de todo, pero entonces, si eso es así ¿por qué las diferencias, entre ricos y pobres, crecen?

Globalización, como yo la entiendo, sería una economía, una legislación, una cultura y una riqueza para todos por igual, así que, desde este punto de vista, lo que estamos llamando habitualmente globalización, no es más que resistencia a ella… la resistencia de las multinacionales a ser controladas por unas leyes globales, la resistencia de algunas religiones a que sus súbditos adquieran capacidad cultural para pensar por sí mismos, la resistencia de algunas naciones a abandonar su hegemonía, la resistencia final a un proceso que verdaderamente nos debería hacer a todos iguales en derechos y obligaciones.

Puede que algunos tengan la idea de que la globalización nos ha de llevar a un mundo colmena, pero la identidad de los individuos no tiene porqué desaparecer en un mundo globalizado; lo que sí deberían desaparecer son las diferencias sociales, de ahí que los más favorecidos se empeñen en desvirtuar una globalización que solo ha lanzado sus cambios más negativos.

Visto así, todo lo que nos han vendido como males de la globalización no son más que la resistencia a esta. En especial, las grandes multinacionales que usan y abusan del planeta, pero paralizan las leyes que protegen a los individuos y a los ecosistemas para aprovecharse de la economía pseudoglobalizada tal y como a ellos les interesa.

Hay que darse cuenta que las dos asociaciones planetarias que trabajan con mayor ahínco retrasando la verdadera globalización son el FMI y la OMC. La primera crea accesos a los poderes financieros de las nuevas economías como si fueran puertas ocultas por dónde meterse los hackers de la economía (las multinacionales) y el segundo facilitando las diferencias mediante unas normas que hacen de las multinacionales los amos del planeta. La solución implicaría un sistema judicial a escala planetaria y el establecimiento de un sistema más democrático en estas organizaciones… incluso se podría pensar en su abolición junto a las normas que han inventado.

Tenemos todo un grupo de países donde las tendencias del beneficio económico es lo más importante, encabezados por EE.UU., que no dejan de poner trabas a una globalización verdadera y sin dejar de sacar provecho de esa otra globalización adulterada que tanto daño está haciendo. Un daño que se puede medir en millones de vidas humanas perdidas o destruidas en vida (hambrunas, trabajo y explotación infantil, intoxicaciones masivas, refugiados, fanatismos religiosos, inmigración clandestina, sobreexplotación e incluso esclavitud). La situación se acerca al límite, o ceden los agentes antiglobalización verdadera y se crea una judicatura universal, o en pocos años se dará una revolución mundial de resultados impredecibles. Claro que algunos creen que sí pueden predecirlos y controlarlos, creen que dominando las armas dominan el mundo…

Hasta la caída del "muro de Berlín" teníamos al capitalismo como la opción menos mala para el desarrollo de las naciones. Sin embargo, una vez desaparecido su antagonista, el capitalismo se ha radicalizado creando en el mundo un estado Farenggi que intenta gobernarlo todo. Muchos intentarán hacernos creer que ese estado Farenggi son los EE.UU.o el G7, G8, G9… La realidad en que EE.UU y sus satélites son tan víctimas del estado Farenggi como los demás: posiblemente les presten sus ejércitos, posiblemente sus líderes sean sicarios de ese nuevo estado virtual y aparenten obtener beneficios de las políticas farenggis. Pero la realidad es que esa Nación Farenggi no tiene un Estado físico, pero de tenerlo estaría ubicado en los paraísos fiscales como las islas Caimán (las de los piratas) o las islas Vírgenes, Gibraltar, etc.… Es en estos lugares donde se lleva a cabo la mayor parte de sus transacciones, lejos del control de los estados soberanos donde van a trascender. Los paraísos fiscales son muy importantes en este esfuerzo por hacer marchar al revés al mundo, se ha calculado que en ellos tienen, por ejemplo, lugar unas transacciones que afectan a EE.UU. por valor de seis veces su presupuesto nacional, evasión de impuestos, ventas de drogas, armas… además aquí va a parar el dinero de los países que van a arruinarse y a llegado a ellos para salvar sus economías, como pasó con Rusia, Argentina y con los tigres asiáticos todo relacionado con el mal pero lejos del "EJE DEL MAL".

Si alguna vez se quisiera solucionar un problema, como el terrorismo, mediante alguna invasión no cabe duda que serían los paraísos fiscales, pero hay que darse cuenta que la mayoría está bajo el ala de alguna nación capitalista, especialmente Gran Bretaña y EE.UU., gobernados por el mayor número de sicarios de los Farenggi del mundo. Algunos paraísos, como Andorra o Suiza, al no gozar de la misma protección han ido perdiendo estatus dentro de la nación Farenggi y han tenido que empezar a buscarse nuevas fuentes de ingresos.

Pero la pregunta es porque casi no se ha escuchado hablar de esta nación Farenggi, grupo Bilderberg o similares… Primero porque este estado no tiene nombre, segundo no tiene fronteras y tercero porque domina todos los poderes y a todos los medios de comunicación ya que es el verdadero amo del planeta. El estado Farenggi no tiene un único jefe y si lo tuviera sería el dinero o incluso la famosa mano negra o invisible de Smith.

A los religiosos les pediremos que no confundan al dinero con el diablo. El primero, en nuestros días tiene más poder ya que ni el mismísimo diablo es capaz de comprar nada ni a nadie sin dinero.

La filosofía Farenggi es esta: "Todo es un buen negocio", "el Universo es del color del dinero con que se pague pues todo tiene un precio", "todo vale por dinero".

Y ahora, ¿dónde queda la globalización? Está claro que esta queda sometida en todos aquellos puntos que no sirva al estado Farenggi, por esto es por lo que la globalización se ha tornado algo tan ingrato.

Todo esto puede ser producto de una paranoia, pero es real. No importa que sus artífices no tengan verdadera consciencia de todo esto, pero lo cierto es que es ese y no otro el resultado y que sus intenciones, en la mayor parte de los casos, no difieren. Cuando hablan Gates, Soros, Negroponte… todo el mundo presta atención, no importa lo que digan, no importa la razón que tengan, porque todos sabemos que tendrá trascendencia sobre nuestras vidas.

Los gobiernos Farenggi no tienen cargos conocidos, pero tienen sus hombres poderosos y sus aliados voluntarios e involuntarios y es de ahí que emana su poder. Pero ante todo hay que tener claro que la nación Farenggi no es invulnerable.

Farengis, terroristas, traficantes y otros gusanos del planeta tienen el mismo punto débil: necesitan de los paraísos fiscales. Sin ellos todas sus transacciones básicas quedarían al descubierto y serían desenmascarados.

Imaginen que un pequeño ejército de soldados y crackers tomaran las Islas Caimán, podrían, de un plumazo, dejar fuera de combate a dos terceras partes de los soldados farenggis. El Estado Farenggi puede ser virtual, constituido por los flujos de dinero, pero sus súbditos inconscientes son muchos, a veces diríase que todos; sus dirigentes son los mismos que apostolan el capitalismo a ultranza llamado en Europa neoliberalismo y representado por las multinacionales en el resto del mundo. Es algo parecido a lo que los antiglobalización llaman McDonalización, es decir, una parte muy definida y muy "americana" de lo que ellos llaman globalización.

Está claro quién gana y quien pierde, pero la fuerza publicitaria del poder nos engaña sobre lo que de verdad está bien o mal y, sin quererlo, terminamos sirviendo al mismo dueño. Puede ser que la estupidez humana no tenga límites, pero se puede garantizar que en este caso hay quienes la promocionan y la guían en el sentido que les conviene. Si ha leído alguna vez uno de esos libros de pseudofinanzas de los de "hágase rico", habrá visto como, sin ninguna clase de remordimientos, se enumeran las líneas principales del "Código Farenggi" como código de conducta válido. Claro que ellos, los autores, suelen darle un aspecto más suave e incluso se atreven a ser moralistas, pero un análisis detallado de cuánto van diciendo termina por escandalizar a cualquiera con una moral sincera. Son libros cargados de fórmulas para saltarse las normas sociales, de convivencia, pero sobre todo para saltarse los posibles remordimientos de conciencia. Para quien tras la lectura de uno de estos manuales le quede duda sobre lo dicho existe una "prueba del algodón o de la rana" (según gustos); hay una regla básica de la riqueza y que pocos economistas tienen en cuenta: "la riqueza ni se crea ni se destruye solo cambia de manos". Si cambia de manos rápidamente puede generar la ilusión de que todos pueden disfrutar de esa riqueza, pero para poder pasar a un nuevo nivel de riqueza hay que generar unos números determinados que obligan a parar (embalsar o ahorrar) unos líquidos de dinero durante un tiempo determinado o pedir un préstamo a un cierto interés que obliga a pagar más dinero. En el primer caso se frena la circulación y aparecen puntos de carencia y en el segundo se hace circular también valores negativos. Así pues para que esas carencias y flujos negativos puedan taparse debe transformarse otra cosa en riqueza económica: fuerza de trabajo, ideas, recursos naturales, recursos de suelo… pero salvo las ideas nada es gratis, todo es un consumo, energía potencial económica que se vuelve cinética con el agravante, sobre todo en el caso de los recursos naturales, que se pierde una parte en futuro (lo que sería el calor de la ley de Joule de la física), un futuro que ya nunca se recuperará.

Por tanto la generación de riqueza en el bolsillo de uno implica la desaparición de ese mismo dinero, o incluso más, de los bolsillos de otros. La moral en este caso está en abrir los ojos cuando se hace o no. Un ejemplo que me gusta sobremanera es el del mercado inmobiliario, ese que los inmorales denominan de bienes raíces y los que han perdido en el juego de la carrera de la rata (como algunos de estos sinvergüenzas denominan al que intenta sobrevivir sosteniendo a todas estas sanguijuelas) denominan la burbuja inmobiliaria que nunca revienta (poco suponen que en caso de hacerlo también serían ellos los que pagaran el reventón). En nuestro país la vivienda es un derecho constitucional, sin embargo, no se ha creado ninguna ley para evitar la especulación, el mobbing inmobiliario, las sobretasaciones, el pago con dinero negro, la explotación de los trabajadores de la construcción, la vigilancia de los pisos vacíos… y mientras tanto, los ciudadanos de a pie, los que de verdad sostienen la economía y al país, esos tiene que pagar asfixiantes hipotecas o quedarse a vivir en casa de sus papis hasta pasados los 40. Todo esto ocurre cuando entre las personas más ricas del país se han desmarcado los constructores, los banqueros y los especuladores (sin contar los extranjeros que también operan en España).

Un flujo de dinero no controlado es una injusticia social, pues en todo proceso económico intervienen muchos mini-procesos y personas y por desgracia no todos reciben su parte, es por ello, y no para castigar a los ricos, para lo que existen los impuestos. Cuando existen grandes cambios sociales y económicos van quedando aislados grupos de personas a los que difícilmente les va a llegar una oportunidad para sobrevivir, es por ellos por los que los estados crearon sus servicios sociales pagados con los impuestos de todos y justo es que los que más ganan paguen más, ya que ese beneficio no se produce por su cara bonita o su simple habilidad, que prueben a ganar, sin fabricantes, sin trabajadores y sin compradores, a todos ellos y a muchos más (que no vamos a analizar aquí en profundidad porque ya nos estamos pasando de extensión y pesadez), les deben una parte de su beneficio.

Ante todo debe quedar claro que no se debe obtener beneficio oneroso de aquello que es un bien vital. La mayor parte de millonarios negocian como si tal cosa con los bienes raíces, poco o nada les importa que esos bienes raíces dispuestos para su beneficio signifique que miles de pobres se queden sin un lugar para vivir o que familias de la teórica clase media tengan que optar por no tener más hijos bloqueando la pirámide de crecimiento necesaria para el desarrollo del país. También debe quedar claro que no es lo mismo tiendas, oficinas, hoteles que viviendas y aunque todas son necesarias su distribución debe ser correcta y la perspectiva de negocio, en todo caso la adecuada, regulada en todos sus puntos. Si no porque los ayuntamientos tienen unas normas tan específicas de cómo deben conservarse los edificios y fachadas (incidiendo sobre los ciudadanos) y casi ninguna en el modo de llevar a cavo las transacciones de venta, la ocupación de los inmuebles y la protección de los habitantes respecto a sus dueños o incluso terceros (mobbing inmobiliario).

Lo mismo se podría decir de aquellos que negocian especulativamente con alimentos y productos de primera necesidad, agua, medio ambiente… ya sea aquí o en la otra punta del planeta.

En la especulación también existe la formula de reducir la plusvalía desde el punto de vista de Marx. Es decir, reducir los costes laborales, lo que ahora se trata bajo el eufemístico nombre de productividad. La verdadera productividad intentaba reducir los gastos innecesarios en los procesos de producción sin mermar seguridad, salarios, ni calidad. Hoy la productividad implica justamente todo lo contrario. Todo y que se han creado, en algunos casos, comités de control de la competencia y controles de calidad, la fiera realidad es que esos controles de calidad están basados en unas listas de procesos que crean las propias empresas que esperan obtener el certificado (aquí no existe otro modo de hacerlo) y el control de la competencia se limita a la publicidad y a las relaciones entre empresas, no a la explotación laboral y a las reducciones en seguridad y calidad. En cualquier caso hoy las empresas están dominadas por los bancos y las multinacionales y su objetivo es vender aire al precio más caro posible y si es posible usando nada más que trabajadores subcontratados (sin responsabilidad jurídica para la empresa) y sin pagarles nada. Cuando todo esto no se puede hacer porque la gente quiere algo a cambio de su dinero y este a cambio de su trabajo, siempre les queda la posibilidad de llevarse la factoría a un país donde los trabajadores trabajen veinte horas al día por unos céntimos de euro o incluso poner niños a trabajar pagándoles de vez en cuando.

Siempre que se obtiene alguna cosa debe darse un justo pago a cambio de lo contrario unos se están aprovechando de otros. Incluso cuando alguien regala algo a alguien esto supone un intercambio, cariño, amistad, futuros negocios, confianza… siempre hay un pago. Eso es algo que entendemos muy bien en las pequeñas cosas, pero nos cuesta verlo en las grandes, creemos fácilmente que comprar algo más barato nos beneficia (comprarlo más caro no es la solución), pero tenemos que conocer que es lo que estamos pagando en realidad: dejar de pagar impuestos, mano de obra infantil, dumping chino para acabar con nuestra industria, artículos robados… con estas actuaciones nos convertimos en cómplices del que se enriquece ilegítima o inmoralmente.

Volviendo al "hágase usted rico", hay una expresión que no falta jamás y me encanta: ¡sea usted creativo! Esta frase es una maravilla, con ella te dicen que libremente diseñes tú tu propio camino para enriquecerte. Algunos añaden que debes estar atento a las oportunidades. Todo es muy bonito y aparentemente no hay inmoralidad en ello, pero cuando intentan ejemplificar no salen del encarecimiento del producto final y, sobre todo, la inversión en bienes raíces… Sea usted imaginativo que nosotros nos encargamos de no serlo, eso sí, somos un poco más ricos ya que usted pago por comprar nuestro libro. En cualquier caso, si usted encontró una forma de ser imaginativo y ganar dinero no se olvide de algo esencial: ser imaginativo no debe ser buscar una forma "legal" de robar.

Siga estas normas y lea cualquiera de esos "aleccionadores" libros y seguro que descubre muchas más atrocidades que las aquí descritas. Ya dice el dicho que nadie se hizo rico trabajando… entonces no cuesta imaginar la alternativa.

En los últimos años he leído varios de estos libros, curiosamente, el primero lo leí esperando aprender algo que me hiciera rico… pronto me di cuenta del error, siempre había sido consciente de las oportunidades de enriquecimiento que allí se barajaban, pero mi moral no me permitía tomar ese "maravilloso" camino a la riqueza. Lejos de darme por vencido leí más hasta encontrar el perfecto ejemplo del estado Farenggi en un libro titulado "Padre Rico, Padre Pobre" de Robert Kiyosaki, un escritor, según él, rico, según yo un magnífico publicista. Por él conocí su juego "CashFlow", una joya para la instrucción Farenggi (con todo también se puede a aprender a no cometer determinados errores financieros de bulto). En este juego se muestra un mundo pobre tan amoral como el rico, o tal vez más, porque está lleno de lujos insostenibles y al que denomina "la carrera de la rata", frente a otro mundo más atractivo donde todos anhelan estar, el mundo interior o superior del juego, donde cada acción produce beneficios. El juego implica ciertos conocimientos de contabilidad (y por ahora también de inglés ya que este, a diferencia del libro, no está traducido) y, teóricamente en el buen uso de ella es en lo que se basa el juego, no obstante, la realidad es algo diferente. Una vez uno ha abandonado la carrera de la rata se supone que ha descubierto las nuevas reglas del juego. Sin embargo, si intentan reproducirse en la vida real uno se encuentra con una serie de problemas morales que debe superar y salvo un golpe de fortuna adicional esto le introducirá en el modo de vida Farenggi casi sin escapatoria.

No me interesa si Robert Kiyosaki es rico o no, pero su filosofía ha pasado de ser peligrosa a ser la norma de actuación de demasiada gente. El autor, por lo menos ha ganado un dinero honrado con su juego y sus libros, pero pronto hablaremos de las patentes y de los derechos de autor como un nuevo colonialismo y, tal vez, sin hablar de él, le hagamos más daño.

Como punto final debemos recordar que todos los problemas del planeta tiene dos culpables el que lo hace y el que se lo deja hacer y en ese segundo apartado todos tenemos un poquito de culpa, pero que en el primero los culpables también tienen nombres y apellidos aunque no los conozcamos. Cuando alguien nos diga que esto o aquello es culpa de la globalización no les creamos, es culpa de un estado Farenggi del que muchas veces todos somos sicarios. Y no olvidemos que no debemos rendirnos en porfiar y querer hacer UN MUNDO MEJOR.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Globalización es culpable de todo (El Planeta Farenggi)

  1. Unknown dijo:

    wow gold!All wow gold US Server 24.99$/1000G on sell! Cheap wow gold,wow gold,wow gold,Buy Cheapest/Safe/Fast WoW US EU wow gold Power leveling wow gold from the time you wWorld of Warcraft gold ordered!

    wow power leveling wow power leveling power leveling wow power leveling wow powerleveling wow power levelingcheap wow power leveling wow power leveling buy wow power leveling wow power leveling buy power leveling wow power leveling cheap power leveling wow power leveling wow power leveling wow power leveling wow powerleveling wow power leveling power leveling wow power leveling wow powerleveling wow power leveling buy rolex cheap rolex wow gold wow gold wow gold wow gold -328052994744160

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s